No es un espejismo, aunque lo parezca


Buscaba una señalética exterior para la casa... Y, como siempre, no quería hacer lo de siempre, lo común.
No me acuerdo cómo me surgió la idea... El caso es que busqué un elemento decorativo que se pudiese rotular. Un elemento que reflejase la esencia del negocio, el cuidado por los detalles, la vuelta a lo de antes,...
Cuando vi un espejo ovalado con marco dorado, me encantó. Lo cogí y luego pensé, ¡es verdad!, ahora recuerdo. Lo miraba y me di cuenta del reflejo, era una época de mi vida en la que valoraba por encima de todo lo positivo, las buenas energías,... y no, el pesimismo y el mal rollo.
Adaptándolo al pensamiento del cliente, lo que buscaba de beneficio al contratar nuestros servicios, opté por la felicidad. "Sólo queremos el reflejo de gente feliz" esto dice la frase. Es cierto, que el cartel no se ve mucho pero tampoco es una zona muy transitada y quién va, ya se informa a través de otros canales de su ubicación. Espero que os guste. ¡Ah! recuerdo el comentario de un triste que me dijo "Te lo van a romper.No te va durar nada ahí puesto" pero ahí esta. Más de 1 año, es cierto, más deteriodado, pero me encanta ver como el tiempo deteriora los objetos y los dota de personalidad propia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada